Carlos Calvo-Manzano Ruiz (Spring Professional) co-fundador del Data Management Spain Summit

Hoy dedicamos espacio al otro co-fundador de este evento Carlos Calvo-Manzano que nos deja cinco mensajes claros como aportación a todos los asistentes de este #DMSS2018.

Háblanos un poco de ti, de tu trayectoria profesional.

Llevo 20 años dedicado a la informática. Es una profesión que me apasiona. Siempre he compaginado los estudios con el trabajo, así que empecé a tener experiencia muy pronto. Ahora sigo en la misma línea y estoy haciendo el Doctorado en Ingeniería Informática sobre Data Management, así que en eso he cambiado poco.

Participé en el proyecto de “Cambio al Euro” en la UEM, luego fuí CIO en MultiÓpticas con 27 años, y después he trabajado para empresas como Mediaset, Telepizza, Mercadona, Inditex y Telefónica.

¿Cuáles tus retos en lo relativo a este área?

Me gustaría aportar mi granito de arena para que las empresas creen conciencia de que es imposible ser competitivo en un mundo globalizado si no sacan el máximo partido de los datos. Y eso sólo puede pasar por crear procesos de negocio basados en Data Management.

¿Cuáles son los retos más importantes para los CEO, CIO, CDO y CTO en 2019?

Los retos son muchos, el mundo cambia todos los días, pero uno de los más importantes es tomar conciencia de esta realidad y poner en marcha en sus compañías las medidas necesarias para aprovechar la oportunidad. Estamos en un momento similar a cuando tener una web era una ventaja competitiva. Los primeros se aprovecharon de ella y pronto todos los demás siguieron la estela, de forma que lo que era una ventaja se convirtió en una necesidad. Pues con el Data Management va a ocurrir lo mismo.

¿De qué quieres hablar dentro del Data Management Summit?

Me gustaría lanzar cinco mensajes claros.

El primero es que esto no es una cuestión exclusiva de la tecnología sino, sobre todo, de Personas, con todo lo que ello implica.

El segundo mensaje que voy a intentar transmitir va en la línea de que las empresas tienen que empezar a conocer los estándares que existen, tanto en materia de procesos de negocio como técnicos. La rueda ya está inventada y de lo que se trata es de conocerla y adaptarla a nuestros casos particulares. Hacer uso de estándares no es ser uno más perdiendo nuestra diferenciación, sino que, al contrario, es poner unas bases sólidas para que lo que realmente nos diferencia en el mercado permanezca, aunque el mercado cambie. Es tener capacidad de acción, agilidad y flexibilidad. Como esos edificios que se construyen en Japón pensados para los seísmos. Cuando ocurre uno el edificio es capaz de aguantar la sacudida porque está construido desde la concepción de que el terremoto ocurrirá.

El tercer mensaje que me gustaría trasladar es que el mundo de los datos está compuesto por dos realidades. La primera es la estructura. Es el contenedor de los datos, y es como el edificio que comentaba antes. Si ese contenedor no está preparado para los cambios ya estamos abocados al fracaso. La segunda son los datos en sí mismos. Y son éstos los que son susceptibles de ser aprovechados. Es un verdadero VALOR para las compañías. Se sustentan sobre la estructura anterior, y si esa estructura hemos previsto que sea flexible los datos no van a sufrir ningún cambio aunque cambie el mercado. Por tanto, todo lo que construyamos sobre ellos (aplicaciones, procesos, reportes, analítica, predicciones, …) todo ello permanecerá estable.

El cuarto mensaje propone que todo lo anterior debe estar relacionado, de tal manera que cuando un directivo quiera tomar una decisión – por ejemplo en base a un indicador en un cuadro de mando – pueda saber inmediatamente el impacto que se va a producir en su organización en lo relativo a riesgos, costes, …. Por que el sistema se lo va ha decir. Este es el poder del Data Management.

El quinto y último mensaje es una consecuencia lógica de lo anterior. Una vez que tengamos realmente implantados y maduros nuestros procesos de negocio basados en Data Management podemos calcular el verdadero VALOR de nuestros datos e incluirlo de forma objetiva y con criterio como un activo más de nuestro balance, contribuyendo así al verdadero valor/precio de nuestra compañía, y no teniendo que acudir a técnicas especulativas.

¿Cómo se te ocurrió la idea de organizar este evento?

La idea como tal no tiene ningún merito ya que surge como fruto de la experiencia. La vida me ha llevado a trabajar en este área durante muchos años y siempre he visto la necesidad de poner orden sobre estas cuestiones.

Sí es cierto que este pasado mes de Julio algo me hizo decidirme a organizarlo. Empecé a contactar con expertos en datos de distintas compañías con la intención de conocer sus opiniones. Pero la casualidad, o el destino, me hizo quedar un día, para conocernos, con Michele Iurillo. Me llamaba mucho la atención del producto del que es Country Manager en España e Italia, “Querona”, ya que hablaba de un concepto disruptivo: El “data warehouse virtual”.

Me encantó su exposición y nos caímos bien enseguida. Le comenté la idea del evento y nos comprometimos a llevarlo a cabo, y en eso estamos.

¿Quieres añadir algo más?

Quiero dejar claro que sin la ayuda de Michele es posible que yo nunca hubiera llevado a cabo este proyecto, así que le agradezco enormemente su entrega, dedicación, pasión y la amistad que ahora nos une.

Quiero agradecer a mi amigo José Marín-Roig, director de la Cátedra de la Innovación de la UPV, por las facilidades que nos ha brindado para llevar el evento a Gandía. Él, y sólo él, es el responsable de que Gandía cuente con este evento.

También agradezco la acogida que han tenido todos los ponentes, muchos de ellos amigos, que desde un principio han aceptado nuestra propuesta y han dedicado mucho tiempo a prepararla.

Y por último, y no por ello menos importante, agradecer a Rocío Millán, responsable de Spring Professional en Levante, Andalucía y Extremadura, y por tanto de quien os habla, por la facilidad que me ha dado para dedicar tiempo al DATA MANAGEMENT SPAIN SUMMIT 2018.